La inspiración

Written by 

La inspiración

Un instante, un impulso, una sutil sugerencia de la mente, y ya viene una idea.

Un sin fin de notas perdidas y de papeles arrugados, un garabato en la esquina de una hoja, y de repente, ahí está, de dentro a fuera, como una flash que enciende tu cabeza, que no puedes dominar, y que necesitas dejar plasmado antes de que nos invada el miedo a olvidarlo.

Un bolígrafo encima de la mesa, una imagen, una montaña de revistas vacías, o una mirada por la ventana, observando los movimientos de un pequeño pájaro que toma el sol cada mañana.

Las ideas van solas, sin dueño. No tienen comandante ni guía que las dirija, no dependen de nada ni de nadie, simplemente están ahí, en la nada. Y como tal, de la nada hay que saber servirse de ellas.

Todo inspira, todo, y nada.

Días en los que las ideas golpean a la puerta haciendo cola desesperadamente, y días en los que la fina textura del aire es suficiente para nublar tu cabeza y no ver más allá de las pupilas.

Todo inspira, todo, y nada.

Te sirves de lo que te rodea, y durante varias horas al día, cuerpo y alma parecen caminar como desconocidos. A veces no piensas donde llegarás, y otras no llegas donde pensabas.

Aquí, donde nacen las ideas, la lógica no existe. Seguramente porque ya hace horas que la cabeza se encuentra fuera de estas 4 paredes.

El sonido de la calle llega cada mañana sin darse cuenta, y sin darse cuenta se va. Los días pasan, y no hay orden ni matemática que pueda sumarlos, ni restarlos.

Una música de fondo, una frase, una lámpara incendiada de madrugada,…

En cualquier rincón hay magia, en cualquier gesto, en cualquier recuerdo. Y da igual que quieras guardarlos en un trocito de tu cerebro, da igual que quieras o no almacenarlos, porque ellos saldrán cuando lo deseen. Y entonces necesitarás dejarlos plasmados, antes de que te invada el miedo a olvidarlos.

Después, ya vendrá el análisis, el razonamiento, el orden, y los demás protocolos que entorpezcan siempre la esencia. Pero antes de ello, hará falta siempre un instante, un impulso,… y ahí, ahí comienza el viaje.

 

Read 185 times